Si te rodeas de silencio, cierras los ojos y de repente comenzara a sonar la suave pero aguda melodía de una gaita, lo más probable es que inmediatamente visualizaras preciosas montañas de un color verde intenso; quizás rodeadas por una densa bruma blanca o tal vez coronadas por un precioso y enigmático castillo de piedra.  Esa inconfundible imagen que se te viene a la cabeza son las Tierras Altas de Escocia.

Las Tierras Altas de Escocia son un característico enclave de Reino Unido en el que puedes encontrar paisajes impresionantes, disfrutar de la naturaleza en estado puro y perderte en un auténtico remanso de paz.

En unos meses comenzará la aventura que nos llevará hasta este rincón del planeta. Un viaje en el que nos adentraremos en la cultura de Escocia, nos dejaremos perder entre sus verdes colinas, volveremos al pasado a través de sus castillos y, por supuesto, perseguiremos el viento que surca sus costas rocosas y sus fértiles tierras.

Por si aún dudabas de lo increíble que será esta aventura, hoy quiero revelarte algunas de las maravillas que te esperan en esta zona de Escocia.

¿Te animas a conocerlas?

 

Paseando por un camino en las llanuras de Escocia

Fotografía realizada por los chicos de Travel Own Way

Descubriendo las Tierras Altas de Escocia

A pesar de su tremenda belleza, esta región montañosa de Escocia, que abarca nada más y nada menos que dos tercios del norte del país, está poco poblada.

Probablemente por ello, las Tierras Altas constituyen un área extremadamente tranquila e incluso misteriosa. En muchas ocasiones no tendrás más compañía que la de la naturaleza y el silencio que te rodea.

Esto no quiere decir que no haya absolutamente nada más allá de sus montañas y paisajes; de hecho, hay núcleos de población muy pintorescos y numerosos enclaves de interés cultural que visitar. Aunque sí es cierto que puedes encontrar lugares verdaderamente remotos en gran parte de la región.

Por ejemplo, en la costa oeste de las Highlands, como se denomina en inglés a las Tierras Altas de Escocia, todavía existen pequeños pueblos o aldeas a las que únicamente se puede llegar en barca. ¿Te imaginas la paz y la tranquilidad de un lugar así? A mí se me revoluciona la imaginación con tan solo pensarlo.

Por otro lado, gracias a la relativamente baja explotación y el poco desgaste al que ha estado sometida esta zona del país, la región alberga algunas de las áreas silvestres vírgenes más extensas del continente europeo. Sorprende, ¿verdad?

Ese cierto aislamiento no solo ha permitido conservar en óptimas condiciones fantásticos parajes naturales, sino que también ha nutrido de una forma muy característica la cultura del lugar. Me refiero a las innumerables leyendas y misterios que tienen como origen las Highlands y que se han ido transmitiendo de generación en generación hasta nuestros días. En algunos casos, incluso traspasando fronteras y terminar siendo mundialmente conocidas.

Ese aire místico y solitario ha sido el caldo de cultivo perfecto para que este enclave escocés se convirtiese en un criadero de leyendas y mitos. Embrujos, fantasmas e incluso seres monstruosos internacionalmente conocidos, como Nessie (también llamado el monstruo del Lago Ness), tienen su origen en el enigmático entorno de las Tierras Altas.

Seguramente, cuando visites este rincón de Escocia, tú mismo podrás comprobar la influencia de ese aire misterioso, y puede que, sin quererlo, tu imaginación eche a volar creando historias verdaderamente mágicas.

 

Dentro de un frondoso bosque de Escocia

Fotografía realizada por los chicos de Travel Own Way

Los castillos de las Tierras Altas de Escocia

Aunque al escribir sobre las Highlands es casi imposible no hablar de bosques, lagos, riachuelos y cascadas; del aire tan puro como fresco y del olor a pino; o de los paisajes naturales de belleza sinigual que alberga, no hay que olvidarse de la cultura y la historia.

De hecho, si hay algo que abunda en las Tierras Altas, además de verdes colinas, son increíbles castillosCada uno tiene su encanto particular, y enriquecen el viaje a su manera.

Algunos castillos bien conservados, como el Eilean Donan Castle, pueden ser visitados “formalmente”. Otros como, por ejemplo, el Castillo de Urquhart, se encuentran en ruinas y, aunque no puedan ser explorados a modo de típica visita cultural, regalan otro tipo de experiencias. A menudo, ofreciendo una estampa que no querrás dejar de fotografiar.

En concreto, el Castillo de Urquhart, ubicado junto al lago Ness, es uno de los lugares más visitados de Escocia, así como uno de los enclaves más fotografiados. No es de extrañar dada la belleza del conjunto de las ruinas y el entorno en el que se encuentran.

 

Carretera directa a un castillo de Escocia

Fotografía realizada por los chicos de Travel Own Way

Inverness, la ciudad principal de las Highlands

Si bien, como decía al inicio, esta zona de Escocia tiene una densidad de población bastante baja, a lo largo de su extensión es posible encontrar diferentes núcleos urbanos que merece la pena visitar. De todos ellos, Inverness es la “única ciudad importante” (en lo que a tamaño y población se refiere, claro) y por tanto es el centro neurálgico de las Tierras Altas.

Ubicada a orillas del río Ness, esta es una ciudad tranquila por la que muchos viajeros pasan de camino al famoso lago Ness, que se encuentra a unos 12 kilómetros de Inverness. No obstante, merece la pena dedicarle algo de tiempo para conocer, por ejemplo, su castillo; una fortaleza rojiza desde la que es posible disfrutar de las mejores vistas de la ciudad.

Para ello es necesario acceder al observatorio Inverness Castle Viewpoint, que se encuentra en la torre norte del castillo y para el que hay que pagar una entrada que cuesta £5 por persona.

Otras edificaciones emblemáticas que puedes visitar en Inverness son, por ejemplo, la Old High Church, que es la iglesia más antigua de la ciudad, o la catedral de la misma.

Sin duda, merece la pena conocer las Ness Islands, uno de los enclaves más bonitos que ver en Inverness. Se trata de una serie de islas boscosas ubicadas en medio del río Ness que constituyen un encantador paraje natural en plena ciudad y a las que se puede llegar a través de una serie de puentes colgantes de la época victoriana.

El recorrido completo por las Ness Islands se puede realizar en aproximadamente una hora, aunque lógicamente dependerá de lo que te quieras recrear en el camino.

Inverness forma parte de la ruta por las Tierras Altas de Escocia que realizaremos en la próxima aventura, pero ¿es el único enclave que visitaremos? Por supuesto que no.

 

Amanecer desde la tienda de campaña, imagen de los pies y el lago.

Fotografía realizada por los chicos de Travel Own Way

 

Persiguiendo el viento en Escocia

Perseguiremos el viento hasta las callejuelas empedradas de la preciosa y viva ciudad de Edimburgo (que, por cierto, también cuenta con un impresionante castillo).

Nos adentraremos en un recorrido cargado de sorpresas que, además de parajes naturales y de las ciudades ya mencionadas, nos permitirá explorar Portree, la pintoresca localidad de Kyle of Lochalsh y la tranquila villa de Fort William, entre otras.

Así, en esta aventura por las Tierras Altas podremos disfrutar de prácticamente todas las facetas de Escocia: la de grandes ciudades, la de pueblecitos con encanto, la de su historia y, por supuesto, la de su naturaleza.

¿A que ya estás deseando lanzarte a la aventura?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.