Cartel de La llave mágica. Un misterioso cofre encima del sofá.

LA LLAVE MÁGICA

 

Si has llegado hasta aquí sin haber visto antes el “Daily Story #12” de mi perfil de Instagram no entenderás nada de lo sucedido así que te aconsejo que saques el móvil, entres en mi cuenta @persiguiendo_el_viento (sígueme ya que te pones) y le eches un vistazo a esa Story en concreto antes de seguir leyendo.

 

Vamos ve ahora, te espero…

 

…¿ya? Puedo esperar un poco más si quieres, no tengo prisa…

 

…bueno, creo que ya ha llegado el momento…empecemos.

 

 

Cierro el cofre con muchas más incógnitas aún y con esa palabra rondando en mi cabeza, “Bóreas”.  ¿Qué querrá decir? ¿Será el nombre de la llave?. El viento trata de decirme algo pero aún no sé lo que es. 

Y por cierto ¿la llave que abre? Porque una llave sirve para abrir algo ¿no?.

     *¿Abrirá una puerta?

     *¿un armario?

     *¿otro cofre?.

No puedo evitar sonreír al verla. Me hace recordar aquella hermosa infancia dónde las llaves tenían mucha más importancia para mí que ahora.

 

 

Recuerdo que en los años 90 las llaves no eran simples llaves que abrieran puertas o candados, en mi casa eran mágicas. Sí, sí, como os lo cuento. 

Una buena llave mágica podría abrir un antiguo joyero de mi madre donde escondía dentro un pequeño muñeco indio de plástico y poder así, girando la llave hasta tres veces, darle vida y convertirlo en mi nuevo mejor amigo.

 

Descubrí nuevas llaves en los cajones de la casa que abrían puertas del pasillo que hablaban para confundirme, lanzándome enigmas y retos constantemente para poder evitar que las cruzara y así rescatar a los 7 enanitos de Blancanieves.

 

 

Incluso tenía un llavero que me permitía abrir los armarios de las habitaciones, esconderme dentro y viajar en el tiempo. Dentro de ese armario también podía viajar a reinos de fantasía donde me encontraba con dragones, príncipes, brujas y algún que otro león.

 

Si reconocéis esta puerta tendréis mi admiración eterna.

 

Pero la primera llave que llegó a mis manos era la más mágica de todas. Un día cualquiera mi padre entro a mi habitación y me dio mi primera novela sin dibujos, ni colores, “El Hobbit” se llamaba. Hasta ese día nunca había leído nada que no fuera un tebeo o un cuento ilustrado infantil.

 

     *Recuerdo tumbarme en la cama con aquella luz anaranjada y gastada de aquella vieja lamparita alumbrando muy poco la oscura habitación.

 

     *Recuerdo empezar leyendo en voz alta las primeras páginas y ya en silencio las siguientes. Pero no pude con él.

 

     *Recuerdo intentarlo una y otra vez sin éxito y no pasar de los primeros dos capítulos.

 

 

Fui a devolverle el libro a mi padre un tanto agobiado y mientras él lo cogía me preguntaba con una sonrisa “pero Sergio… ¿has encontrado ya la llave mágica escondida en el libro?”. Teníais que ver mi cara entre pasmado e indignado. “¿Cómo no he podido darme cuenta de que había una llave mágica dentro del libro?”.

Agarré de nuevo el libro pero esta vez, y con mi padre riéndose a mis espaldas, pasé las hojas desesperado esperando a que cayera al suelo aquella misteriosa llave. “Pero no seas cazurro. Para encontrar la llave mágica tienes que leer el libro de principio a fin, hazme caso”.

 

Una de mis tantas figuras preferidas de mi librería. Amor incondicional a Chip.

 

Muchos ya me conocéis, soy cabezón por naturaleza y si se me mete algo entre ceja y ceja no paro hasta conseguirlo. Un poco ese sería el resumen de mi vida. Jeje. 

Así que, noche tras noche, fui leyendo capítulos enteros hasta quedarme completamente dormido. Al principio solo podía pensar en la llave, era mi nueva obsesión. Pasaba las hojas pensando: ”¿Qué aspecto tendrá? ¿Cuándo podré verla?”. Pero de repente, sin previo aviso, apareció el señor Bolsón y me abrió la puerta de aquel agujero en el suelo donde vivía. Poco a poco empecé a formar parte de aquella expedición junto al resto de valientes enanos y del misterioso mago Gandalf. Era uno más del grupo y, junto con ellos, recorrimos la Tierra Media descubriendo mil historias y a sus increíbles criaturas.

 

— Y entonces, cuando terminé el libro, lo entendí. —-

 

 

Mis otras dos figuras favoritas de mi librería.

 

Cada libro que leía, cada película, serie o cómic que acababa en mis manos eran nuevas y poderosas llaves que me daban acceso a viajar a través de aquellos mil mundos.

 

 

Acompañaba diariamente a los protagonistas de esas historias en sus locas aventuras y…

 

…anda, ahora lo entiendo todo…

 

Ya sé lo que abre esta llave y quiero que tú también la tengas en tu poder porque ya es la hora de que seamos nosotros los protagonistas de esas aventuras.

¿No crees?.

 

*** Instrucciones *** 

Suscríbete al blog (tienes la opción en la barra lateral derecha) y así podré mandarte la llave vía mail y explicarte con calma cual es su función.

Sígueme también en todas y cada una de las redes sociales para enterarte de todo lo que ocurra.

Te las dejo por aquí todas para ponértelo más fácil aún.

Me encantaría que dejaras en comentarios si te gusta esta historia y por supuesto si tienes alguna idea de que podremos hacer con esta llave o qué es “Bóreas” dímelo también.

Este juego es para todo el mundo y espero que nos lleve a aventuras maravillosas.

Un fuerte abrazo!.

25 comentarios en “La llave mágica

  • arroyodv1 marzo, 2018 at 10:05 pm

    Boreas era el dios del frío viento del Norte que traía el invierno!!!! El viento pasa por Noruegaaaaa…. 🙂

    Responder
    • Sergio Gutiérrez1 marzo, 2018 at 10:22 pm

      ¿El dios del viento del Norte? Que interesante!! Cada vez estamos más cerca de descubrir que está ocurriendo. ♥

      Responder
  • ParejaViajera1 marzo, 2018 at 10:34 pm

    Uy! Se pone interesante la cosa!!! La puerta puede ser la del Ministerio del tiempo? 😉 Allí también hay muchas puertas que llevan a historias distintas! 😍

    Responder
    • Sergio Gutiérrez1 marzo, 2018 at 10:45 pm

      Bingo!! definitivamente tenéis mi entera admiración. Es sin duda una de mis series españolas favoritas y estoy completamente enamorado de la idea de las puertas temporales. ♥ (No se nota…¿no?) jejeje.

      Gracias por pasaros y comentar pareja!

      Responder
  • Tania Domínguez1 marzo, 2018 at 10:59 pm

    Probablemente sea la llave que nos abra la puerta a Noruega, Malta o las minas de Moria =) En cuanto a la puerta de la imagen nos lo has puesto fácil, sólo había que poner el cursor encima de la imagen y leer la etiqueta Alt 😀 Somos muy brujis jeje

    Responder
    • Sergio Gutiérrez1 marzo, 2018 at 11:25 pm

      Jajajaja!! Lo de la etiqueta Alt sólo para bloggers nivel pro. No esperaba menos de ti jajaja.

      Gracias por comentar Tania, un fuerte abrazo!

      Responder
  • ascen1 marzo, 2018 at 11:25 pm

    La llave abre la puerta de todos los sueños que se quedaron por el camino y ya es hora de que los liberemos.

    Dime que si!

    Responder
    • Sergio Gutiérrez1 marzo, 2018 at 11:29 pm

      No sé si todos los que se quedaron por el camino, pero que esto acaba de arrancar y que abre la puerta de muchos sueños estoy seguro.

      Un besazo enorme Ascen y gracias por comentar! ♥

      Responder
  • Leire @postalesviajeras2 marzo, 2018 at 1:45 am

    Me tienes en ascuas!!!
    No sabes que yo soy una fanática de las pistas y los enigmas?? Me encanta!!!

    Esta noche no dejaré de darle vueltas a esa llave…
    Yo imagino abran nuevos caminos hacia algo grande!!!

    Esos duendes que dejan cofres en la puerta tienen que darnos más pistas ya!!😍

    No dudaré en lo del cafecito si paso por Valencia.. pero igual cae antes por León, no?? 😜

    Un besote aventurero!

    Responder
    • Sergio Gutiérrez3 marzo, 2018 at 9:50 am

      Somos muy fanáticos de los cuentos y las leyendas. ¿Como no nos iba a gustar algo así?. ♥

      Pues entre Valencia y León algo me dice que cae antes en León yo creo jajaja. ¿O en otro lugar más lejos? 😉

      Responder
  • Luciana2 marzo, 2018 at 8:53 am

    Boreas es un barco de vela que te llevará donde al viento le plazca

    Responder
    • Sergio Gutiérrez3 marzo, 2018 at 9:51 am

      Que bonita interpretación Luciana ♥

      Me gusta mucho la idea de ir navegando hasta donde me lleve el viento.

      (Aunque he de decir que me mareo un poco en el mar) jejeje.

      Un abrazo y gracias por comentar!

      Responder
  • Marta de Viaje por Conocer - Blog2 marzo, 2018 at 11:00 am

    Hmm, Bóreas… lo primero que se me vino a la mente al leerlo fue “boreal”, y después “aurora boreal”, ¿tendrá eso algo que ver? Hmm… Después, con tu experiencia con El Hobbit no he podido evitar pensar en Nueva Zelanda… ¿¡Será que te vendrás a NZ a buscar auroras australes!? Creo que aquí habré patinado bastante jejeje O quizás, simplemente, estés buscando a alguien con quien compartir una aventura 😉

    Responder
    • Sergio Gutiérrez3 marzo, 2018 at 9:56 am

      La aventura la voy a compartir con todos vosotros y sobre todo con quien se apunte a perseguir el viento conmigo. 😀

      Y lo de Nueva Zelanda pinta bien pero creo que vas en la dirección opuesta 😛

      El tema de las auroras se acercaba más aunque…has probado a buscar “Bóreas” en google? 😀

      Un fuerte abrazo Marta! Gracias por comentar 🙂

      Responder
  • Marialu2 marzo, 2018 at 1:34 pm

    Será la llave que nos lleve a seguir persiguiendo el viento junto a tí… te lleve donde te lleve, ahí estaremos, ya sea con Bóreas, Noto, Céfiro o Euro…
    Gracias por hacernos partícipes de algo tan interesante e intrigante.
    Impaciente por saber más

    Responder
    • Sergio Gutiérrez3 marzo, 2018 at 9:57 am

      Muchísimas gracias a ti por jugar y participar! Ya sabes que adoro las historias y quería haceros participe de esta tan maravillosa.

      P.D veo que has pillado lo de Bóreas 😛

      Responder
  • Manolo2 marzo, 2018 at 3:18 pm

    Uyyy k Interesante… Creo k nos abrirá la puerta en donde el viento nos llevará a la próxima aventura… Un saludo desde Córdoba

    Responder
    • Sergio Gutiérrez3 marzo, 2018 at 9:52 am

      Eso seguro!! La pregunta es… ¿que puerta de todas?.

      Un fuerte abrazo y gracias por comentar! ♥

      Responder
  • Lourditas3 marzo, 2018 at 9:36 am

    A mi me huele a viento del Norte!!!! Noruega???!!! 😍😍😍😍😍 Cuantas puertas mágicas soñabamos en nuestra infancia y cuantas podemos abrir en realidad en nuestra edad adulta! A por ellassssssss 😃😃😃😃😃

    Responder
    • Sergio Gutiérrez3 marzo, 2018 at 9:54 am

      Igual hay muchas más aventuras de las que aún no somos conscientes!

      Y sí, tienes toda la razón. Ahora que podemos es la hora de recompensar a nuestra infancia y empezar a cruzar esas puertas.

      Un besazo Lourdes!

      Responder
  • Ruben5 marzo, 2018 at 4:20 pm

    Bóreas es viento del norte.eran dioses del viento.y la llave lo que podemos hacer es. Cogerla I abrir la puerta a nuestros sueños .un abrazo.

    Responder
  • Bea | Germen Viajero7 marzo, 2018 at 10:47 am

    Uy Uy Uy… Boreas me suena a frío y a mucha ilusión…

    ¿Te vas a perseguir el viento gélido? No nos separaremos de ti hasta ver qué es lo que hay detrás de la puerta que abre esta llave 😉

    Responder
    • Sergio - Persiguiendo el viento7 marzo, 2018 at 12:05 pm

      Frío, mucha ilusión y sobre todo suena también a gran aventura. Así que veremos a ver que abre esta llave tan mágica.

      Gracias por comentar Bea!! 🙂

      Responder
  • katerinzarza10 marzo, 2018 at 7:56 am

    Mmmmmmmmm……. como me suena todo esto al Norte, fiordos, auroras Boreales……… 👏🏻👏🏻👏🏻

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.