Blog

Lugares para viajar solo y disfrutar de tu propia compañía

Son muchos los viajeros que anhelan experimentar al menos una vez eso de viajar en solitario. Sin embargo, por miedo, inseguridad y algunos hasta por timidez, no terminan de dar el paso de lanzarse a la aventura de viajar solo. Por ello hoy quiero animarte a salir de la zona de confort con estos 6 lugares para viajar solo.

Es cierto que, en muchos aspectos, viajar acompañado ofrece ciertas ventajas. Precisamente son esas ventajas las que a veces no te permiten disfrutar de un destino de la misma manera que si estuvieses solo.

Yo he estado recorriendo Portugal, Italia, Alemania y Alsacia en solitario y puedo decir sin duda alguna que volveré a hacerlo. Me permitió disfrutar de la experiencia de manera totalmente diferente a lo acostumbrado.

Poder ir tranquilamente grabando y fotografiando, sin la menor prisa. Esperando atardeceres en lo alto de una colina, relajado. Decidiendo en todo momento donde parar, cuando y, sobre todo, por cuanto tiempo. Ser el dueño de tu propio tiempo estando de viaje es una cosa únicamente al alcance de los viajeros solitarios.

Aquí te dejo la serie de mi vídeos en solitario por Portugal para que veas lo bien que me lo pasé:

 

 

Si nunca antes has viajado en solitario, pero hay algo dentro de ti que te está pidiendo a gritos que lo hagas, no dejes que tus miedos o inseguridades se conviertan en una barrera, hazme caso.

Más adelante escribiré un post explicando las ventajas de viajar en solitario pero de momento para contribuir a que te lances a la aventura, aquí abajo encontrarás una serie de lugares para viajar solo. Estos te pueden servir como guía o inspiración para dar el paso y cumplir ese sueño que tantas ganas tienes de alcanzar.

 

Sergio haciendo autostop en Marruecos

Aquí, haciendo autostop en una carretera perdida de Marruecos

 

 

6 Lugares para viajar solo y explorar el mundo a tu ritmo

* Tailandia

Uno de los lugares para viajar solo más populares es Tailandia. Este país del Sudeste Asiático cuenta con varias características que lo convierten en un destino fantástico para quienes se lanzan por primera vez a viajar en solitario.

Es un país barato y cuenta con múltiples opciones de alojamientos económicos como albergues u hostales. Esto es algo importante si no cuentas con un gran presupuesto de viaje, ya que al carecer de compañeros de aventura por lo general no podrás compartir gastos.

Por otro lado, es un país repleto de mochileros que viajan tanto en grupo como en solitario. Esto, sobre todo si optas por alojarte en hostales y/o realizar alguna excursión organizada con desconocidos, te permitirá conocer fácilmente mucha gente, ya sea para tomar una cerveza una noche cualquiera como para viajar acompañado durante algunos tramos de tu aventura.

Por último, otra característica que posiciona a Tailandia como uno de los lugares para viajar solo que deberías tener en cuenta es la amabilidad de su gente. A pesar de la barrera idiomática, presente sobre todo fuera de las grandes ciudades y lugares turísticos, los tailandeses son personas agradables y mayoritariamente dispuestos a ayudar a cualquiera que lo necesite.

 

Longboat en Tailandia

Foto realizada por The Walking Travel

* Norte de Cerdeña

Antes de que lleguen los meses de puro verano, pero cuando el buen tiempo ya regala días soleados y temperaturas cálidas (por ejemplo, durante los meses de mayo y junio), el norte de Cerdeña es un destino fantástico si quieres desconectar junto al mar teniéndote a ti mismo como único compañero de viaje.

Poco tiene que ver con la propuesta anterior, pero no por ello deja de ser una fantástica opción para viajar solo. En el norte de esta isla italiana podrás encontrar playas que son verdaderas joyas: arena fina, mar de infinitos colores azules… verdaderos paraísos, créeme.

A todo ello hay que sumarle que muchas de esas playas, al menos durante los meses mencionados, son un verdadero remanso de paz.

Así que, Cerdeña es uno de los lugares para viajar solo que deberías tener en cuenta si buscas relajarte y explorarte a ti mismo sin tener que ir muy lejos.

 

Fotografía aérea de una cala de Cerdeña y sus acantilados

Cueva con vistas al mar en una playa de Cerdeña

 

* Londres

Mientras que Cerdeña te ofrece la atmósfera perfecta para un viaje relajado y de desconexión, Londres será un destino perfecto para ti si eres un viajero activo y amante del ritmo, a veces frenético, de las grandes ciudades.

La capital inglesa tiene tanta vida que es imposible aburrirse y, lo mejor de todo, es que también cuenta con una variedad infinita de planes y actividades.

Por ello es, sin duda, uno de los mejores lugares para viajar solo. No importa que te gusten las actividades culturales, los espacios verdes, los espectáculos, los mercados locales o los enclaves históricos. Londres lo tiene todo y para todos los gustos.

 

 

Músicos callejeros en Londres

* Australia

Australia es un destino estupendo si quieres explorar y descubrir lugares increíbles en solitario. El país es una verdadera maravilla y los australianos son muy amables y sociables; siempre dispuestos a ayudarte y a aconsejarte cuando lo necesites.

Eso sí, este es uno de los lugares para viajar en solitario para los que necesitarás contar con un buen presupuesto de viaje. Para moverte por Australia lo más cómodo será alquilar un vehículo, ya que las opciones de transporte público, en lo que a largas distancias se refiere, no son todo lo prácticas que uno esperaría y tampoco son especialmente económicas.

Por ello, lo mejor es alquilar una caravana o similar, lo que te permitirá moverte con total libertad y además llevarte tu alojamiento a todas partes. Esto, además te puede suponer un buen ahorro en hostales y hoteles, que por lo general tampoco son baratos, pero será un gasto importante si no vas a compartirlo con ningún compañero de viaje.

Por otro lado, viajando en solitario con una caravana o una campervan no dejarás de tener la posibilidad de conocer a otros viajeros en el camino, ya que la gente suele hacer piña en muchos de los campings que encontrarás en el país.

Haz cuentas y si puedes permitírtelo no dudes en lanzarte a explorar Australia en solitario. Te aseguro que será una experiencia increíble e inolvidable.

 

Mochilero sentado encima de una roca viendo el atardecer

 

* Malta

Si te gustó la idea de disfrutar del mar en la isla de Cerdeña, pero necesitas más movimiento y menos tranquilidad, entonces puede que tu lugar para viajar solo sea Malta.

Esta isla mediterránea congrega multitud de gente joven. Muchos de ellos son estudiantes de inglés, otros se han mudado a la isla para trabajar por temporadas. Gran parte de esa juventud son viajeros en busca de sol, playa y fiesta.

En Malta la noche es probablemente el momento más ajetreado. Si para tu viaje en solitario lo que buscas es fiesta y un ambiente distendido lo pasarás estupendamente en este destino.

Puerto de Malta con muchos barcos de colores

 

* Marruecos

Otro de los lugares para viajar solo que deberías incluir en tu punto de mira es Marruecos. Zocos, ciudades ruidosas, pueblos silenciosos donde el tiempo parece haberse detenido, el increíble desierto…

Este país del norte de África tiene mucho que ofrecerte busques lo que busques en tu viaje en solitario.

Lleno de contrastes, Marruecos es un lugar especialmente idóneo si ya cuentas con algo de experiencia en eso de viajar solo. Aunque es un destino seguro, se necesita algo de soltura para moverse de forma efectiva y disfrutar al máximo de la experiencia.

Si estás deseando viajar a Marruecos, pero nunca has viajado en solitario o, aunque ya lo hayas hecho, prefieres conocer un poco el país en compañía antes de lanzarte a recorrerlo solo, no dejes de echarle un vistazo a la aventura en el desierto que vamos a hacer en Octubre.

 

Sentado viendo el atardecer en el desierto de Merzouga

Disfrutando de uno de los mejores atardeceres de mi vida, en el desierto de Merzouga

 

Viajar solo es una gran experiencia recomendable a cualquier edad. En cuestión de días te vuelves a reencontrar contigo mismo y te lanzas a vivir nuevas experiencias. Aún así, si aún no te sientes preparado, puedes salir a perseguir el viento en un grupo organizado por nosotros.

¿Y tú?  ¿adónde irías a perseguir el viento en solitario?, cuentame en comentarios. 

¿Es seguro viajar a Senegal?

Suele pasar que, ante el desconocimiento, el miedo y las posturas defensivas se alzan como grandes verdades, aunque estén totalmente exageradas. Como consecuencia, son muchos los destinos que por ser menos conocidos por los “turistas convencionales” tienen que cargar con etiquetas como la de ser países inseguros. Si hablamos de Senegal, lo primero que nos vendrá a la mente es acerca de la seguridad de viajar a Senegal.

Pero, ¿es seguro viajar a Senegal? – será de lo primero que escuches en cuanto cuentes a tu entorno que pretendes visitar este país del África subsahariana. Senegal es uno de esos grandes desconocidos que tiene que soportar injustamente el sambenito de ser un país altamente inseguro.

Como una de las grandes aventuras propuestas este año en Persiguiendo el viento es viajar a Senegal, qué mejor momento para hablar de un tema tan importante como la situación real de seguridad en el país en cuestión.

Tanto si piensas acompañarnos en esa aventura como si vas a viajar Senegal por libre, sigue leyendo porque esto te interesa.

 

Mujeres y sus vestidos de colores en Gambia

 

¿Es seguro viajar a Senegal o no?

Senegal es uno de los países más estables de África Occidental. Este dato lo convierte en un destino excelente para aquellos que nunca antes han viajado al continente africano y quieren experimentar de forma sencilla una primera toma de contacto con el mismo.

No es un país peligroso ni extremadamente complejo como para que resulte difícil adaptarse a la dinámica del mismo. Eso sí, como ocurre en absolutamente todos los rincones del planeta, para viajar seguro es necesario aplicar el sentido común.

Dentro de ese sentido común podríamos englobar lo siguiente:

* Informarnos de la situación actual de Senegal

Esto incluye molestarnos en recopilar información lo más actual posible sobre la situación sanitaria, política y climática. Por muy seguro que sea un país puede haber cambios puntuales  que podrían afectar a nuestra seguridad (brotes de enfermedades, revueltas de algún tipo, alguna catástrofe natural, etc.).

Todo ello no quiere decir que tengas que anular tu viaje, sino que contarás con toda la información necesaria para evitar esos posibles problemas en el caso de que los hubiera.

Por ejemplo, si hay un brote localizado de alguna enfermedad en una zona concreta que pensabas visitar, puede bastar con modificar tu itinerario y, como prevención, buscar otros lugares alternativos de Senegal que quieras descubrir durante tu viaje.

Para conseguir toda esa información puedes consultar blogs de viajes así como recurrir a organismos oficiales como, por ejemplo, la Embajada de España en Dakar.

 

Niños senegaleses sonriendo

* Vacunas para Viajar a Senegal

No hay mejor muestra de sentido común que ser precavido. La vacunación es un ejemplo de ello, muy importante además dado que se trata de nuestra salud.

En el caso de Senegal, la única vacuna obligatoria para acceder al país es la de la fiebre amarilla. También se recomienda tener al día el calendario de vacunación para el tétanos, la hepatitis A y la hepatitis B.

Además de esas vacunas es importante saber que en Senegal existe malaria de carácter endémico. Por lo tanto es conveniente seguir un tratamiento preventivo contra dicha enfermedad.

Puesto que la malaria es trasmitida por la picadura de mosquitos portadores de la enfermedad, más importante es la prevención de las picaduras. Es necesario utilizar un repelente de mosquitos adecuado, dormir bajo una mosquitera, utilizar pantalones y camisetas largas durante las horas crepusculares (al atardecer y al amanecer es cuando los mosquitos suelen estar más activos) y en zonas donde estos insectos estén más presentes y vestir prioritariamente con colores neutros para evitar atraerlos.

Durante la época de lluvias, que abarca los meses de julio a octubre, hay una mayor incidencia de malaria. Esto no tiene que significar que no podamos visitar el país en esos meses. Tendrás que ser especialmente precavido y no dejar de poner en práctica las medidas de prevención mencionadas.

En cualquier caso, antes de un viaje a Senegal es importante que pidas cita en un centro sanitario internacional para que recibas un asesoramiento adecuado. Por ejemplo, si piensas viajar a Senegal y estás embarazada este podrá informarte acerca de los riesgos.

 

Hipopotamos en el rio

 

* ¿Es potable el agua de Senegal?

En relación a la higiene y las condiciones sanitarias, también es importante beber únicamente agua embotellada. Eso también incluye evitar el hielo al desconocer con qué tipo de agua se ha elaborado. Del mismo modo es conveniente no consumir verduras crudas y las ensaladas a menos que estemos seguros de que los alimentos han sido lavados correctamente.

Por último, siempre es preferible comer alimentos cocinados, evitando pescados crudos o carnes poco hechas, por ejemplo.

 

mujer de tribu en Senegal

* Conoce la cultura y normas

Senegal es un país mayoritariamente musulmán. Aunque los senegaleses son tolerantes con las costumbres diferentes a las suyas, es importante respetar su cultura. Del mismo modo, para evitar tener problemas, es necesario respetar las normas del país, nos parezcan adecuadas o no.

Por ejemplo, en Senegal mantener relaciones sexuales con personas del mismo sexo puede acarrear multas y penas de cárcel de hasta 5 años.

 

en un campamento solidario en Senegal

* Medidas de seguridad básicas

Las medidas de seguridad básicas, aunque a veces parezcan menos importantes que las mencionadas anteriormente, en realidad nos pueden ahorrar muchos problemas.

Entre ellas podríamos destacar las siguientes:

  • Mantén tus pertenecías vigiladas en los desplazamientos y lugares de espera (aeropuertos, estaciones de autobuses, etc.)
  • Evita andar solo por la noche por calles poco iluminadas y solitarias y/o por lugares conflictivos
  • Guarda bien un dinero de seguridad por lo que pueda pasar
  • Realiza los desplazamientos largos durante el día
  • Lleva siempre encima tu pasaporte o una copia del mismo
  • Ten a mano los números de emergencia, los datos de contacto de tu seguro médico y de la embajada española en Senegal

 

Estatua en un campamento solidario, Senegal

Conclusión: viajar a Senegal es seguro

Sí, es seguro viajar a Senegal, pero tienes que estar bien informado y será necesario que pongas en práctica las medidas de prevención nombradas. Estas no van mucho más allá que las acciones válidas para cualquier destino incluso en tu país de origen. Aún así, hay que ser previsor y aplicar siempre el sentido común.

¿Te animas a descubrir Senegal con nosotros?

 

Barcas en un río de Gambia

Cartel de la Clave del éxito, Sergio frente a una calle blanca en Altea

La clave del éxito

¿Cuál es la clave del éxito?

Voy a hacerte una confesión. Una de las cosas que hice antes de empezar con todo este proyecto fue investigar a la competencia directa. Gente que acababa de empezar y que por aquel entonces tenían muy poca audiencia. Aunque no solo analicé a los pequeños competidores, también fui directo a por los pesos pesados del sector viajero.

Algunos fueron (y siguen siendo) grandes modelos a seguir. Gente inspiradora que logran crear magia con cada post, con cada foto, con cada vídeo que publican. Su contenido es un deleite artístico sin precedentes que aún, hoy en día, me sigue motivando a seguir luchando por mis sueños. (Más adelante escribiré en un post sobre cuales son esas fuentes de inspiración).

Sin embargo, hay otras personas que directamente no trago. Créeme cuando te digo que he detestado siempre su forma de hacer las cosas, su forma de ser (aunque espero que no sean así de verdad y todo sea cuestión de teatro para generar fuertes polémicas).

No entendía (y a veces sigo sin entenderlo) cómo llegaban a tanta audiencia haciendo un contenido tan tóxico. Llegué sinceramente a creer que simplemente se limitaban a tomar el pelo a sus seguidores y éstos, al no conocer más opciones, tragaban con todo por puro entretenimiento.

Pero mira, ahí estaba yo también, dándoles visualizaciones y analizando el por qué de su gran éxito. No me los podía quitar de la cabeza y trataba de averiguar cuál era la fórmula que usaban para triunfar.

Me costó, pero tras unos largos meses, acabé descubriendo su as en la manga…

 

Foto de Noelia (Con dos Tacones)

 

*A la rica comprar de seguidores en internet 

Afortunadamente nunca llegué a caer en la trampa pero estuve muy tentado de probar la experiencia. Estuve investigando y descubrí miles de páginas en Google que ofrecían directamente “packs de seguidores” a precios muy competitivos. Al principio piensas que es la mejor opción para hacer crecer tus redes sociales y por lo tanto tu proyecto. “Cuantos más seguidores tenga, más gente me verá como un influyente y querrán trabajar conmigo”.

Nada más lejos de la realidad.

 

Foto hecha en Calella de Palafrugell

 

Con el paso del tiempo fui aprendiendo que lo que realmente importa no son los números de seguidores que tienes, si no la interacción con ellos. Las analíticas de audiencia REALES.

Por ponerte un ejemplo sencillo, imagina que inauguras tu propio bar pero los primeros meses, como es de esperar, está vacío ya que aún no te conoce nadie. Un día, para solucionar el problema, decides comprar unos maniquís, sentarlos en las sillas, colocarlos alrededor de las mesas, en la barra y así poder llenar todo el local. Desde fuera, cuando pasas por delante, se ve un lugar abarrotado y con éxito, ¿verdad?.

¿Pero qué ocurre una vez entras por la puerta? todo está en silencio, nadie se mueve, es un lugar triste, lúgubre y lo único que quieres es salir pitando y además, cabreado, porque te sientes estafado.

Te han vendido algo irreal.

 

Foto de Noelia (Con dos Tacones)

 

*Lo siento, no puedo hacerlo, soy incapaz.

Tenía que atraer a gente auténtica, ser completamente sincero con ellos y hacerles sentir a gusto en mis redes sociales. ¿Cómo? Interactuándo con ellos, haciéndoles partícipes del proyecto desde el principio. En definitiva, tenían que formar parte de mi familia.

 Así que, una vez aprendido esto, llegó el momento de generar el contenido y mentiría si no te dijera que estaba dispuesto a copiar todo lo que les había funcionado a los demás.

Saqué la libreta y empecé a escribir cuales serían mis primeros posts en el blog:

*Consejos útiles.

*Tips para comprar billetes de avión.

*Qué llevo en la maleta.

*Mis 5 ciudades favoritas.

 

 —“Esto triunfa mucho en los blogs pero la verdad es que solo he viajado a un par de sitios en toda mi vida y no tengo muchos consejos que dar” —pensé cuando llevaba sólo estos cuatro temas. Cinco minutos mirando al vacío y ya estaba arrancando la hoja de la libreta y tirándola al suelo enrabietado.

 

 —“Olvida entonces el blog, además ya has leído por ahí que no da suficiente dinero, ve directo a YOUTUBE, ahí están todos forrados de pasta” —seguí escribiendo en una nueva hoja—. “Vale, ya está claro. Voy a visitar capitales y ciudades muy turísticas y voy a hacer un vídeo explicando información útil en castellano, cuáles son los mejores restaurantes, museos, datos históricos, etc. —Me quedé mirando fijamente la hoja en blanco—. “Bueno, la verdad es que tendría que tirar mucho de guías turísticas u otros vídeos porque yo no tengo ni idea de nada, además, me aburre soberanamente hacerlo”.

¿Cómo iba a pretender generar un contenido que apenas consumo?. Ese fue mi segundo error.

 

Clave del éxito

Foto de Noelia (Con dos Tacones)

 

*Haz lo que AMES hacer.

Y yo creo que aquí está la auténtica clave del éxito. Haz lo que de verdad te llene. Da igual que tipo de contenido sea y da igual que no llegues a todo el mundo porque lo importante es que logres llegar a tu auténtico público, sea más grande o más pequeño. De esta manera siempre vas a triunfar y lo más importante, siempre estarás ayudando a alguien.

Yo me limité a diseñar todo tipo de aventuras, como llevo haciendo desde muy pequeño, para luego salir a vivirlas y grabarlo todo.

 

Clave del éxito

Foto de Noelia (Con dos Tacones)

 

Aunque ya sabes que no las comparto con todo el mundo, solo con la gente que de verdad le gusten. ¿Qué son públicas y las va a ver cualquiera? Ya lo sé, pero eso no significa que el contenido esté dirigido a ellos.

Está hecho para mí, para ti y para los auténticos perseguidores del viento, o sea, para la familia.

* Yo en lugar de informar quería hacer sentir.

* En lugar de ofrecer datos útiles quería simplemente entretener.

* Es el sendero más complicado, pero para mí, sin duda, el más satisfactorio.

 

Aquello empezó a crecer y el bar se fue llenando de gente increíble como tú. Pero seguía faltándome algo, tenía que adivinar cómo vivir de todo esto y a la vez seguir ayudando a toda esa gente que seguía mis historias.

Tras muchos meses dándole vueltas, una tarde cualquiera, analicé una frase que se repetía mucho en los mensajes privados y en los comentarios:

“Sergio, me encantaría salir a perseguir el viento contigo…”

Eureka.

 

Clave del éxito

Foto de Noelia (Con dos Tacones)

 

*** ¿Sabes ya lo que es la llave mágica? *** 

Es la llave que desbloquea las próximas aventuras. (Puedes leer más sobre ella aquí).

Suscríbete al blog (tienes la opción en la barra lateral derecha) y así podré mandarte la llave vía mail y explicarte con más calma cual es su función.

Sígueme también en todas y cada una de las redes sociales para enterarte de todo lo que ocurra.

Te las dejo por aquí todas para ponértelo más fácil aún.

Me encantaría que dejaras en comentarios si tú también quieres salir a perseguir el viento conmigo este año.

Este juego es para los auténticos perseguidores del viento y espero que nos lleve a aventuras maravillosas.

Un fuerte abrazo!.

Sergio escribiendo en su diario

Lo siento

LO SIENTO

 

Lo siento porque no he estado a la altura.

Siento no haberme dado cuenta antes de cómo, históricamente, os ha tratado esta sociedad tan machista.

Pero aún lo siento más al ver como en pleno 2018 esta supuesta sociedad moderna sigue haciéndolo.

 

Ilustración de María Solano Rubio

 

* Siento que en algún momento de mi vida yo también he pertenecido a esa parte de la sociedad.

 

* Siento que he reído chistes sin pizca de gracia. Que he bromeado alguna vez con mis amigotes en clase, o incluso en el trabajo, sobre vosotras.

 

  Ilustración de Ana Oncina

                            Ilustración de Quino (Mafalda)

 

* Quiero pediros perdón por ser tan ignorante de creer que ya estábamos en igualdad de condiciones.

 

* Quiero pediros perdón porque aún siga sin darme cuenta de muchas de las barbaridades que os ocurren a diario.

 

Ilustración de Flavita Banana

 

Hoy, 8 de Marzo, muchas mujeres no van a poder salir a defender sus derechos por miedo a perder sus trabajos, por miedo a las represalias de su jefe (sí, un hombre).

Me siento triste e impotente al seguir escuchando reproches como “¿Para cuando el día internacional del hombre?”. Cuñados que aún no se han percatado de que, desgraciadamente, el día del hombre se celebra todos los días del año.

 

En fin, espero que algún día me perdonéis por no haber estado a la altura y porque quizá jamás lo esté pero lo que si puedo es prometeros una cosa.

Voy a seguir aprendiendo de vosotras porque, efectivamente, sin vosotras el mundo se paraliza.

 

Ilustración de Amaliatart

 

 

Os dejo el último vídeo que hice con cinco grandes mujeres, compañeras de esta aventura, a las que les tengo una enorme admiración.

 

Cartel de La llave mágica. Un misterioso cofre encima del sofá.

La llave mágica

LA LLAVE MÁGICA

 

En la “Daily Story #12” de mi perfil de Instagram has podido ver como me llegaba un misterioso cofre a la puerta de casa y dentro contenía una llave con un nombre…”Bóreas”…

Te aconsejo que saques el móvil, entres en mi cuenta @persiguiendo_el_viento (sígueme ya que te pones) y le eches un vistazo a esa Story en concreto para seguir un orden correcto.

 

Vamos ve ahora, te espero…

 

…¿ya? Puedo esperar un poco más si quieres, no tengo prisa…

 

…bueno, creo que ya ha llegado el momento…empecemos.

 

 

Cierro el cofre con muchas más incógnitas aún y con esa palabra rondando en mi cabeza, “Bóreas”.  ¿Qué querrá decir? ¿Será el nombre de la llave?. El viento trata de decirme algo pero aún no sé lo que es. 

Y por cierto ¿la llave que abre? Porque una llave sirve para abrir algo ¿no?.

     *¿Abrirá una puerta?

     *¿un armario?

     *¿otro cofre?.

No puedo evitar sonreír al verla. Me hace recordar aquella hermosa infancia dónde las llaves tenían mucha más importancia para mí que ahora. Leer más…

Trabaja por tus sueños

CAPÍTULO 1

Trabaja por tus sueños

 

Hola, ¿qué tal estás?.

Exacto, ahora estamos tú y yo aquí, mano a mano. Prepárate porque creo que esto va a ser lo habitual a partir de ahora en el blog.

No es ningún secreto, ya lo sabes, hace tiempo que quería volver a escribir. Mi mente necesita desahogarse de vez en cuando, quiere que vuelva a teclear y así poder compartir contigo todas mis historias, pero de una forma más íntima y personal que como he estado haciendo con los vídeos. Leer más…

[Laura & Semi] #Esta vez toca La Rioja

 

¡Saludos de nuevo! Somos Laura y Semi y quizá nos recuerdes de anteriores aventuras como “Nuestro viaje a Asturias”. Pues bien, hoy estamos aquí para contaros un poco de nuestra última escapada, esta vez por tierras riojanas y alrededores.

Hay muchas maneras de empezar a planificar un viaje. Puede ser que siempre hayas soñado con ir a un lugar y te hayas pasado toda tu vida planeándolo. Puede ser que un amigo haya ido y hayas flipado tanto con las fotos que te decidas a ir tu también. O quizá has visto un reportaje por la tele y te ha picado el gusanillo… Pues bien, en nuestro caso este viaje empezó a gestarse una tarde de Julio en la librería París-Valencia.

Leer más…

Atrapado en Venecia

7/10/16
(escrito desde un tren cualquiera de Italia)

No puedo describir con palabras lo que acabo de sentir pisando Venecia por primera vez, en serio, ¿a quién pretendo engañar?. Me pongo a escribir desde el tren, camino a Bolonia, como si supiera que decir. Con la página aún en blanco, miro por la ventanilla y me doy cuenta de que apenas hemos recorrido unos metros por el famoso puente “Della Libertà”, echo la vista atrás y ahí está, en mitad del agua, radiante con el sol del atardecer bañándola en enormes destellos dorados. Me doy cuenta que empiezo a sentir algo que hacía muchísimo tiempo que no me pasaba estando de viaje, me he vuelto a enamorar de un lugar.

Leer más…

[MadebyCh] #Mi Camino

¡Hola de nuevo! Soy Christina [madebyCh] y colaboré el mes pasado en el blog de Sergio con el post “Aventura mochilera por Tailandia”. Hoy vengo a compartir otra aventura mochilera aunque diferente: solitaria, independiente, desafiante y sagrada. Os hablo de la “aventura” del Camino de Santiago. En concreto, de lo que yo he vivido estos 8 días recorriendo a pie desde Irún a Bilbao por el Camino del Norte (o de la Costa). No hablo de las etapas ni de los kilómetros realizados. Para eso, hay cientos de guías muy útiles (la mía, la de Eroski).

Hablo de sensaciones, consejos, anécdotas. Con el deseo de compartir experiencias, de agradecer a la vida, y de aprender de otros (y futuros) peregrinos. Así que si coincides en deseos, te invito a perseguir el viento…por el País Vasco. A ésta, invito yo.

Leer más…

Mi primera vez haciendo Couchsurfing

  • “¿Estás loco?”
  • “¿que se te ha perdido allí?”
  • “¿a casa de unos desconocidos?”
  • “¿Encima gratis? querrán algo a cambio seguro.”
  • “¿Y si te secuestran?. Que peligroso.”

 

Allí estaba yo, en un coche alquilado, conduciendo por las inmensas autovías de Alemania. El GPS marcaba como destino un lugar llamado Schrozberg y mis compañeras de viaje eran todas estas inquietantes frases que me regalaron mis familiares días antes de coger el avión.

En aquel perdido pueblo de Alemania, de nombre casi impronunciable para mí, me esperaban una pareja de desconocidos en su casa, en su hogar, para acogerme durante unos días mientras buscaba la auténtica navidad europea.

Aún me quedaban dos horas y media de viaje, acababa prácticamente de aterrizar, y no paraba de buscar excusas que me convencieran de que estaba cometiendo un error. “¿Que hago aquí tan lejos de casa?” “¿y si todo lo que me han dicho mis familiares es cierto?” “¿que voy a hacer cuando vea a la pareja?” “¿que les voy a decir si casi no sé hablar inglés?” “madre mía, que mal he hecho en venir”.

Una leve sensación de ansiedad recorría todo mi cuerpo a cada kilómetro que pasaba, llegaba a mi cabeza y se asentaba allí, cómodamente, inundando mis pensamientos con posibles situaciones peligrosas. Ahora cada vez que pienso en como me sentía en aquel entonces, sonrío con ternura, ya que al ser mi primera vez viajando solo y además durmiendo en casa de unos desconocidos, lo que me sucedía era de lo más normal.

 

Tejados de las casas del pueblo de Rothenburg

 

—”Ha llegado a su destino, está a su derecha”. — La amable señorita del GPS me estaba insistiendo, como si no la hubiera oído la primera vez, a apagar el motor y bajar del coche. Pero no lo hice.

Apagué las luces y me quedé unos minutos en silencio observando la casa con las manos puestas en el volante y aparcado frente a la puerta. Lo que tenía ante mí era una simple edificio de dos alturas, en la que tenías que subir unos cinco escalones para llegar a la puerta principal. Pude observar, desde la “seguridad” de mi coche, que había luz dentro de la casa.

Por lo visto ellos estaban observándome a mí también. Pese a que las cortinas estaban echadas vislumbraba dos siluetas hablando entre ellas y acercándose lentamente a la ventana. No había caído en ese momento que al ser el único coche que llegaba a esas horas, a ese pueblo, a esa pequeña calle, llamé bastante la atención. 

—”Ha llegado a su destino, está a su derecha”. — Del susto, casi tiro el GPS por la ventanilla.

 

 

La puerta se abrió, un chico alto y castaño me sonreía desde el umbral mientras yo descargaba la maleta y la mochila. 

  —”¿Serchio?.”

  —” ¡Yeah! it’s me but, you are not Petra…¿right?.”— Thomas se reía mientras contestaba “no no, I’m not Petra”. Ese fué el instante en el que supe que él y yo nos íbamos a llevar muy bien.

Me ayudó a cargar la maleta y una vez dentro nos dimos un buen apretón de manos al ritmo de “nice to meet you”. Por las escaleras apareció, esta vez sí, Petra, la chica con la que había estado hablado durante el mes anterior a través de la web de Couchsurfing.

—”Hi Serchio, nice to meet you”. —Dos besos en la mejilla y de repente una sensación muy extraña nos invadió a los tres. Silencio absoluto.

Yo, un completo desconocido, plantado ahí de pie, en el recibidor de su casa, su hogar, con una maleta y ellos de pie sonriendo con un poco de nerviosismo, observándome detenidamente sin saber muy bien como actuar o cual era el siguiente paso. Thomas y Petra estrenaban también la experiencia Couchsurfing y encima nada más y nada menos que como “anfitriones”.

¿No sabes lo que es el Couchsurfing?
Para más detalles técnicos de como usar esta maravillosa web social podéis visitar otro tipos de blogs que lo explican mucho mejor que yo. Por ejemplo os recomiendo este post de la genial Aniko Villalba. A mí, en esta ocasión, me apetecía contaros que fue lo que sentí en mi primera vez. 

Una calle con casas llenas de colores de Rothenburg, Alemania

 

—”¿Do you want a beer?. “— Al fin la palabras mágicas rompieron el hielo. Brindando “por la nueva experiencia” y pegando el primer trago ya todo parecía ir mucho más fluido.

Me hicieron el tour oficial por la casa, como no. Yo en ese momento estaba como en una nube, no me podía creer la inmensa hospitalidad de esta pareja. La casa en sí ya era increíble, constaba de dos plantas y en la primera, o planta baja, era donde yo me alojaba. Mi habitación era su despacho, donde tenían instrumentos de música, ordenadores, estanterías repletas de libros, y en medio de todo esto, un sofá-cama enorme y muy cómodo.

No os vayáis a pensar que el despacho era pequeño, para nada, era mucho más grande que mi propio dormitorio en Valencia. También tenía un cuarto de baño exclusivo en esa planta donde me habían preparado unas toallas limpias, geles, champús, pasta de dientes, etc. Hasta me dieron zapatillas de ir por casa de usar y tirar. Me encontraba mejor que en un hotel, os lo puedo asegurar, y gratis.

Un delicioso aroma surgía de la cocina, la sopa de calabaza que Petra estaba preparando auguraba una cena muy reconfortante. Las temperaturas habían bajado mucho fuera, aunque nosotros ni lo notábamos al estar resguardados por la calefacción de la casa. 

Nos encontrábamos en nuestro nuevo escenario, la cocina, donde no me dejaron hacer absolutamente nada aunque yo insistiera en varias ocasiones y, por si fuera poco, Thomas se aseguraba de que siempre tuviera una cerveza en la mano.

No faltaron los temas de conversación de rigor “¿Que tal tu trayecto hasta aquí?” “¿En qué trabajas?” “¿Cómo es Valencia?” “¿Has viajado mucho?” “¿Cual es tu estilo de música favorito?” “¿Te gusta el cine?” “¿Las series?” “¡Oh yeah! Game of Thrones it’s amazing”. 

Para poneros un poco en situación quiero que sepáis que mi nivel de inglés es básico, muy básico:

  • A mi gustar comida.
  • ¿Dónde baño?.
  • Yo querer dormir.

Y demás lindezas varias de las que Tarzán se sentiría muy orgulloso.

Ellos no hablaban nada de castellano (bueno, algunas pocas frases y palabras sueltas sacadas de canciones ochenteras españolas que aún, a día de hoy, me pregunto como habían podido llegar hasta Alemania y lo peor de todo, haberse hecho tan populares.), sin embargo su inglés era apabullantemente perfecto por lo que nuestra comunicación fluía gracias a una combinación entre mi Tarzaniano, su inglés nivel Oxford y el idioma universal, sonrisas, muchas sonrisas.

 

 

He de añadir que aunque mi nivel era mediocre, al estar comunicándome únicamente en inglés, mi oído acababa acostumbrándose a una velocidad atroz. La prueba definitiva fue días más tarde cuando me invitaron a cenar con unos amigos suyos alemanes que querían conocerme.

No sé como lo hice (ni cuantas cervezas me tomé para eliminar la vergüenza) pero estuvimos debatiendo durante horas sobre la situación política mundial, y creedme, nos entendimos a la perfección. Ni escuelas, ni academias, ni profesores particulares, la fórmula mágica para aprender un idioma definitivamente es vivir en el extranjero. Os aseguro que en cuestión de meses acabaréis teniendo un buen nivel del idioma local, al menos el suficiente para sobrevivir. 

 

Rothenburg

Como mi idea inicial del viaje era visitar Rothenburg ob der Tauber que estaba a tan sólo unos pocos kilómetros de allí, me dejaron las llaves de su casa para que me levantara tranquilamente al día siguiente mientras ellos se iban a trabajar y volviera cuando yo quisiera. Tenía total libertad.

Me duché, me tomé un buen café y me fuí directo a disfrutar de la navidad alemana. Pasé el día entero en aquel pueblecito sacado de un auténtico cuento navideño, grabando para el canal de Youtube, haciendo miles de fotos, comiendo salchichas en los mercados navideños donde habían coros de niños cantando villancicos.

Todo era especial, hacía frío pero eso añadía un valioso extra porque se respiraba ambiente navideño por todas partes, me enamoró. ¿Habéis estado en una auténtica juguetería artesanal navideña? Yo nunca.

Cuando anocheció, ya no tenía mucho más que hacer, Rothenburg no da para tanto y aún me quedaban varios días en Alemania antes de volver a casa. 

En busca de la navidad

Descubrí entonces que Couchsurfing no solo sirve para dejar a desconocidos dormir en tu casa y adiós muy buenas, sirve también para conectar a las personas de diferentes partes del mundo con los mismos gustos y el mismo espíritu aventurero. Se logra crear una comunidad de gente muy afín a ti donde además de compartir una parte tan íntima de sus vidas como es el hogar, los anfitriones pueden hacerte de guía por sus ciudades o quedar simplemente para tomar un café y hacer un simple intercambio cultural. En cuanto llegué de nuevo a la casa me dí cuenta de que Petra y Thomas estaban a punto de regalarme todo el “pack” Couchsurfing al completo.

 

 

El maravilloso vino caliente

 

Estuvimos hablando durante horas sobre mi pequeña excursión, fuimos al mercado navideño del pueblo a beber rico y caliente Glühwein, volvimos de nuevo a la casa, jugamos a las cartas, tocamos música, seguimos charlamos durante horas y horas entre más cervezas, risas y un cóctel al que Thomas bautizó como “The Tommy”. Fui a Alemania buscando el auténtico espíritu navideño y gracias a Petra y Thomas encontré mucho más que eso, me hacían sentir en todo momento que formaba parte de su pequeña familia, estaba muy feliz.

Cuando me preguntaron por mis planes para el resto de días que me quedaban les dije la verdad, que no tenía nada planeado y que estaba improvisando. Los dos se miraron sonriendo y me comentaron que una amiga suya celebraba una cena al día siguiente con más amigos en su casa y que yo estaba invitado si quería. Yo, “Serchio”, el desconocido español que se había colado durante unos días en su vida privada. Por supuesto dije que sí con una enorme sonrisa.

 

Petra y yo turisteando por el pueblo

 

El grupo de amigos sabían de mi existencia desde que chateaba semanas atrás con Petra y tenían mucha curiosidad por conocerme (para ellos también era algo nuevo que hubiera gente haciendo Couchsurfing por ahí). 

No voy a extenderme mucho hablando de aquella cena rodeado de alemanes y hablando sobre conflictos internacionales, solamente os destacaré que es algo que no podré olvidar fácilmente, sobre todo por la amabilidad y el calor que me brindaron todos en aquel país supuestamente tan “frío”. Pendientes de mí en todo momento y haciéndome sentir muy cómodo ya que muchos mantenían el inglés adrede para que yo pudiera participar en todo momento. 

 

Couchsurfing

 

Me levanté triste la última mañana. Notaba que había pasado todo demasiado rápido y ahora que empezaba a disfrutar de la experiencia me tocaba volver a España. Nos habíamos quedado a dormir en casa de la amiga y ya me había despedido de todos antes de irnos a la cama. Cuando sonara mi despertador estarían todos durmiendo y así no molestaría a nadie. Quería irme como había llegado, en silencio, con respeto, con timidez pero muy feliz.

Mientras me arreglaba y me tomaba un buen café, de repente oí pasos en el piso de arriba, “ups, ¿habré hecho mucho ruido?”.

Por las escaleras bajó Thomas que se había puesto la alarma única y exclusivamente para despedirse de mí. Nos dimos un fuerte abrazo, lejos quedaba aquel apretón de manos tan formal del primer día. 

Me marché no sin antes dejarles una postal de Valencia en la mesa del despacho de su casa a modo sorpresa, agradeciéndoles de todo corazón su inmensa hospitalidad y por supuesto diciéndoles que podían visitarme siempre que quisieran a España. Les dejé muy claro que mi casa siempre será su casa.

Admirando el mar de nubes por la ventanilla del avión, mi corazón latía muy fuerte digiriendo un cúmulo de sentimientos positivos. Acababa de experimentar mi primer viaje en solitario, mi primer couchsurfing…acababa de vivir MI PRIMERA VEZ.

 

El viaje que cambió mi vida

Para los que no me conocéis aún del todo quería contaros que esta aventura, en las navidades del 2015, sin duda marcó un antes y un después en mi vida. Jamás pensé en aquel entonces que sería capaz de romper con la rutina que ataba mis días y vivir este tipo de experiencias tan enriquecedoras.

Me fui con la maleta llena de problemas personales y cuando volví a casa se convirtieron en cosas tan insignificantes que desaparecieron. Me reforcé mentalmente y me dí cuenta de que el mundo está lleno de personas maravillosas a las que conocer, personas que en tan poco tiempo pueden llenarte mucho más que otras que conoces de toda la vida.

Aquel nuevo Sergio que bajó del avión con la maleta vacía, decidió que tenía que cambiar su vida radicalmente, su mentalidad, su manera de ser y quiso bautizar este nuevo concepto de encontrarse con uno mismo y vivir nuevas experiencias personales y enriquecedoras con el término “salir a perseguir el viento”.

El resto de lo que pasó después, los que me seguís en las redes sociales sobre todo, más o menos ya lo sabéis. El viento me llamaba (y me sigue llamando) cada vez más, empecé a vivir nuevas aventuras con las que siempre había soñado. Me convertí en una persona más valiente a la hora de tomar decisiones y dispuesta a conocer gente nueva, a mucha. LLegaron más países que explorar y más historias que coleccionar.

Ahora sigo viajando con gente que apenas conozco y cada día que pasa adoro más aquella decisión que tomé al bajarme del avión, la de recorrer este nuevo camino. Gracias a eso, he descubierto que, sin duda alguna, quiero pasar el resto de mi vida “persiguiendo el viento”.

POSDATA:

En este vídeo que hice durante el viaje, cuento un poco más sobre esta experiencia. Podéis ver la casa, Rothenburg y a Thomas y Petra que os dan también su opinión.

Perdonad la chapa que suelto durante 12 minutos con pésimo audio pero es que por aquel entonces acababa de empezar con esto de los vídeos. Jeje.