CAPÍTULO 1

Trabaja por tus sueños

 

Hola, ¿qué tal estás?.

Exacto, ahora estamos tú y yo aquí, mano a mano. Prepárate porque creo que esto va a ser lo habitual a partir de ahora en el blog.

No es ningún secreto, ya lo sabes, hace tiempo que quería volver a escribir. Mi mente necesita desahogarse de vez en cuando, quiere que vuelva a teclear y así poder compartir contigo todas mis historias, pero de una forma más íntima y personal que como he estado haciendo con los vídeos.

El canal de Youtube está ahí para entretenerte y por supuesto también para motivarte a que salgas a perseguir el viento conmigo. Es el lugar perfecto para que veas de primera mano los lugares tan increíbles que voy descubriendo y lo mucho que disfruto de la experiencia de viajar con desconocidos. Pero créeme, nunca será lo mismo que esto. Aquí todo va a ir con más calma. 

Pese a que te cuente casi las mismas anécdotas o escriba sobre los mismos lugares que ya has visto en el canal, te aseguro que se han quedado muchas historias en el tintero. Sobre todo también, muchos pensamientos e inquietudes que me encantaría compartir contigo. Quiero que hablemos aquí sobre mi evolución personal con todo este proyecto, mi forma de luchar por mis sueños y ¿por qué no? de paso, ayudarte a luchar por los tuyos.

Pero antes de ponernos serios situémonos un momento, ¿te parece?

 

*¿Por dónde empezamos?

Como ya he contado en otras ocasiones, hace dos años hice algo que cambió mi vida radicalmente. Armarme de valor y coger ese avión destino a Alemania para viajar solo por primera vez y dormir en casa de unos completos desconocidos seguramente haya sido la mejor decisión que he hecho en toda mi vida. Gracias a aquel momento, volví cargado, no solo de energía, sino de mucha autoestima, creatividad y ganas de comerme el mundo.  

Descubrí que la vida no era sólo aquel pequeño círculo social, esa limitada zona en la que había quedado completamente atrapado. Tampoco era aquella horrible rutina que había construido con mis propias manos y que, al final, pesaba tanto sobre mis hombros que llegó a hacerme mucho daño.

Gracias a comprar aquel billete de avión descubrí que el mundo está lleno de personas maravillosas con miles de historias por descubrir.

   

 

*Manos a la obra entonces…

Durante los siguientes meses, poco a poco, aprendí a hacer algo que creo que es fundamental que todos pongamos en práctica más a menudo. Escucharse a uno mismo. No pienses mal, aún sigo practicando. Cada vez que mi cerebro va a mil por hora o me muerdo las uñas sin darme cuenta, o golpeo la punta de los pies contra el suelo sin parar, a ritmo, cual percusionista, o cuando me pica la cabeza y me la rasco con ansiedad o si hago todo esto a la vez entonces sé que es el momento. Tengo que parar, cerrar los ojos, respirar profundamente y escuchar el viento, escuchar en mi interior.

– “¿Quién soy? o ¿dónde estoy?”

– “¿Quién quiero llegar a ser? o ¿a dónde quiero llegar?”

– “¿Cómo puedo llegar a serlo? o ¿cómo puedo llegar hasta allí?”.

Aunque las respuestas a estas dos últimas preguntas parezcan imposibles de cumplir, créeme, no lo son.

Todo es cuestión de ingenio y actitud.

 

 

*¿Y el dinero?.

Sé que estás pensando en el dinero. A todos nos viene el tema del dinero cuando pensamos en cumplir nuestros sueños. Pero cuidado con eso, no confundamos las cosas. Tenemos esa falsa creencia de que para ser felices necesitamos estudiar una buena carrera, trabajar en un puesto decente y estable, que nos ayude a ahorrar dinero para la jubilación, poder comprar inmuebles y cosas materiales y así ir dejando pasar los años en un estado de “felicidad vegetal”.

Porque para disfrutar realmente del dinero que hemos estado ahorrando durante toda nuestra vida tendremos que esperar a la jubilación, casi con 70 años. Eso o esperar a que nos toque la lotería.

He visto a gente deprimida que ve los años pasar, asfixiada en el trabajo y con la única esperanza puesta en un boleto de navidad. Lo siento, no me lo creo, eso no puede ser la vida.

 

*Hay que trabajar

Otra cosa que ocurre con bastante frecuencia es que si sales a perseguir tus sueños la gente no lo entiende. Piensan que o bien eres rico (sí, me lo han llegado a preguntar en varias ocasiones), o eres un hippie perroflaútico que come gracias a la economía de sus padres o a la de una jugosa herencia de sus abuelos y se puede permitir “el lujo” de dormir debajo de un puente mientras sale a ver mundo.

Pues a esas personas hay que hacerles entender que están completamente equivocadas. Que para conseguir unos objetivos hay que trabajar y mucho. Mucho más que trabajando para otra persona. Hay veces que se trabaja 15 horas diarias durante los 7 días de la semana. O incluso compaginar diferentes trabajos para poder seguir adelante. Toda una proeza.

Al final el esfuerzo merece la pena, hazme caso. Lo importante es que vayas ganando experiencia en diferentes trabajos y poder ir ahorrando mientras pero que no abandones nunca quién eres o quién quieres llegar a ser. ¿Recuerdas? Cierra los ojos y escucha al viento, no abandones nunca tu meta.

 

 

Pues eso era, quería que supieras que en ello estoy ahora, luchando por mis sueños, cumpliendo metas y objetivos que hacen que mis días sean toda una aventura. Quiero que me acompañes en esta etapa de mi vida y por supuesto quiero ayudarte con la tuya.

Salir a perseguir el viento hace que descubramos quienes somos en realidad. Que descubramos nuestra pasión, aquello que nos hace felices de verdad, nuevas habilidades escondidas, nuevos sueños y que, a base de mucho trabajo y esfuerzo, consigamos convertir todo eso en nuestro oficio.

Además, ya sabes lo que dicen sobre emprender:

¿Qué es lo mejor que puedes hacer si no consigues un trabajo? Pues inventártelo.

 

Un saludo y nos vemos en unos días.

Sergio.

4 comentarios en “Trabaja por tus sueños

  • pabcaten6 noviembre, 2017 at 7:16 pm

    Espero que muy pronto te acerques más a cumplir tu sueño. Vivir contigo durante una semana me ha mostrado un poquito de ti y a través de este blog espero poder conocerte con mayor profundidad, porque eres un valiente.

    • Sergio Gutiérrez6 noviembre, 2017 at 8:06 pm

      Muchísimas gracias Pablo!

      Ha sido un auténtico placer haber podido conocerte y haber compartido contigo tantos buenos momentos persiguiendo el viento.

      También sé que solo es el principio. 🙂

  • Olivervj797 noviembre, 2017 at 9:49 pm

    Muy bien escrito y detallado.
    Me gustan tanto los videos, como los relatos.
    Ojalá pueda coincidir en alguno de los viajes y pueda apuntarme. Sería genial poder compartir el viento contigo.

    Saludos desde Madrid.

    Óliver.

    • Sergio Gutiérrez9 noviembre, 2017 at 8:37 am

      Muchas gracias Oliver y por supuesto que sí, seguro que a alguna aventura podrás apuntarte 😉

      Un abrazo!

Deja un comentario